UN BUEN CONSEJO


Los anuncios dirigidos a las mujeres a principios del siglo XX giran en torno a dos temas que de tal manera pasan a formar parte de la idiosincrasia de ésta: la belleza y el hogar.

La belleza de la mujer se asocia además a la juventud, resaltando los anuncios de tintes con los que puedes aparentar 20 años o los que garantizan unos pechos firmes.

El hogar está siempre ligado a la mujer, cuya dedicación se espera que sea la de ama de casa, ofertando para interés de ésta útiles relacionados con la limpieza, la cocina, la costura y la crianza de los hijos. 



Lean UN BUEN CONSEJO para la madre y la esposa.

Compartir